Clasificación aceites esenciales según su nota aromática y combinaciones



Mezclar aceites esenciales es todo un arte, podemos hacer combinaciones con ellos para crear aromas cítricos, florales, afrutados, amaderados... fragancias únicas y personalizas

La clave está en mezclar los aceites para conseguir aromas agradables y equilibrados, teniendo en cuenta que no todos los aceites esenciales combinan bien entre sí. Obtendremos fragancias naturales para crear nuestros propios perfumes, aromatizar jabones y cosméticos, hacer ambientadores para el hogar.

Para su uso en perfumería, los aceites esenciales se clasifican en tres categorías, en función de su volatilidad (la rapidez con la que se evaporan). Estas categorías son conocidas como "notas".

**********
Nota alta: Es la nota de salida, suministran el impacto inicial, pero duran podo tiempo. Se evaporan rápidamente dejando un freso aroma. Son olores fuertes, petenetrantes, estimulantes y refrescantes.

Olores cítricos, flores blancas y algunas hierbas y árboles aromáticos.

Nota media: Son el corazón de la fragancia, pueden llegar a ser hasta el 50% de la mezcla. Tiene los ingredientes principales de la fragancia, es la que define el aroma y aportan el carácter y la armonía a la mezcla. Desaparecen más lentamente.

Olores florales, frutos y especias.

Nota baja: La nota de fondo, su aroma persiste cuando la nota de salida alta y media ya han desaparecido. Actúan como fijadores de aromas, su función es fijar los componentes de las notas anteriores. Es la que hace que el olor perdure durante horas e incluso días. Proporciona estabilidad y solidez a la mezcla.

Olores balsámicos y amaderados, procedentes de maderas y resinas. 

**********



Si combinamos las tres notas adecuadamente obtendremos un perfume equilibrado.

Un perfume fresco será menos perdurable que uno cálido, ya que tendrá entre sus componentes más ingredientes de la primera nota, que son los más volátiles.

Los aceites que pertenecen a las misma familia, como los florales, los cítricos, los leñosos, combinan armoniosamente entre sí.

Los aceites de lavanda y limón, se emplean para corregir errores en la dosificación. Reducen un aroma demasiado fuerte o picante.


Aceites esenciales con nota aromática alta
alcanfor
albahaca
limon
maranja
bergamota
salvia
anis
mandarina
lima
laurel
pomelo
citronella
cajeput
mirto
pino
eucalipto
menta
romero
petitgrain
comino
árbol de té


Aceites esenciales con nota aromática media
Manzanilla

palo de rosa
ciprés
clavo
canela
geranio
elemí
mejorana
hinojo
ylang-ylang
lavanda
azahar
verbena
palmarosa
melisa
cilantro
cardamomo
jazmín
nuez moscada
tomillo
zanahoria
rosa
perejil
hisopo


Aceites esenciales con nota aromática baja
mirra
pachuli
sándalo

incienso
roble
musgo
benjui

madera de cedro
vetiver
nardo índico
jengibre
bálsamo de peru

Aceites esenciales que combinan bien

Árbol de té:  con manzanilla, ciprés, mirra, limón, naranja, pino, romero y citronela

Benjuí: con zanahoria, madera de cedro, petitgrain, rosa y sándalo.

Bergamota: con lavanda, geranio, jazmín, ciprés, incienso, geranio, jengibre y lavanda.

Manzanilla: con zanahoria, lavanda, palmarosa, pachuli, bergamota, rosa, jazmín, limón, y ylang-ylang.

Canela: con manzanilla, clavo, incienso y geranio

Cedro: con bergamota, ciprés, jazmín, romero, clavel, incienso, rosa, vetiver y ylang-ylang.

Ciprés: con manzanilla, lavanda, perejil, pino, sándalo y bergamota.

Clavo: con salvia, menta, tomillo, lavanda, ylang-ylang y rosa.

Eucalipto: con benjuí, lavanda, menta, petitgraín, cedro, ciprés, limón, pino y romero.

Geranio: con incienso, lavanda, romero, bergamota, pachulí, sándalo y salvia.

Hinojo: con albahaca, canela, lavanda, rosa, sándalo y geranio.

Incienso: con albahaca, alcanfor, geranio, lavanda, naranja, cedro, sándalo, vetiver y pino.

Lavanda: con manzanilla, salvia, zanahoria, pachulí, pino, romero y con la mayoría de los aceites esenciales cítricos y florales.

Lima: con bergamota, jazmín, mandarina y naranja.

Limón: con lavanda, ylang-ylang, rosa, sándalo, incienso, manzanilla, benjuí, hinojo, geranio y eucalipto.

Mandarina: con aceites cítricos, y con especiados como canela, clavo y nuez moscada.

Melisa: con geranio, lavanda y ylang-ylang.

Menta piperina: con limón, mirra, benjuí, madera de cedro y romero.

Mirra: con albahaca, alcanfor, ciprés, eucalipto, incienso, lavanda, pachulí, pino, sándalo y tomillo.

Naranja: con cedro, geranio, jengibre, limón, lima, petitgrain, incienso, lavanda y mira.

Palmarosa: con zanahoria, manzanilla, hisopo, pachulí, cedro, geranio, musgo y sándalo.

Pachulí: con bergamota, geranio, lavanda y mirra.

Petitgrain: con zanahoria, manzanilla, geranio, lavanda, limón, bergamota, clavo, jazmín, musgo, azahar, palmarosa y romero.

Perejil: con ciprés, geranio, pomelo y salvia.

Pino: con bergamota, cedro, eucalipto, lavanda, limón y romero.

Pomelo: con cedro, ciprés, lavanda, limón, naranja y perejil.

Romero: con albahaca, bergamota, cedro, canela, cilantro, elemí, incienso, lavanda, menta, petitgrain y pino.

Salvia: con lemonglass, sándalo, bergamota, hisopo, lavanda, limón y romero.

Sándalo: con bergamota, clavo, hinojo, jazmín, lavanda, musgo, pachulí, rosa y vetiver.

Ylang-ylang: con bergamota, salvia, incienso, jazmín, lavanda, limón, naranja y sándalo.

Zanahoria: con manzanilla, ciprés, lavanda y limón.

“Todo perfume contiene tres acordes. La cabeza, el corazón y la base. Se requiere de doce notas. El acorde de la cabeza contiene la primera impresión que dura unos cuantos minutos, antes de ceder al corazón, el tema del perfume que dura varias horas. Por último, el acorde es la base de la huella del perfume, que dura varios días.” Así nos describe Patrick Süskind la esencia del perfume, en el libro de 1985, El Perfume, historia de un asesino…


      (\_/)
    (≧◡≦)
<[:]|||||||[:]>
     (")(")  ... Ciao
 
¡SIGUEME Y NO TE PIERDAS NADA!
Twitter Facebook Instagram Pinterest Google+

No hay comentarios:

Publicar un comentario