Acondicionador casero para el cabello. Con gel de lino, aceite de almendras y extracto de ortiga.


Hola a tod@s!!

Este acondicionador ha sido un experimento. Necesitaba reponer el suavizante para el cabello y solo me quedaban 2 g de BTMS. Me propuse tratar de hacer uno utilizando otros emulsionantes de los que tenía más cantidad. Así que mezclé mis pobres 2 gramillos de BTMS con cera Lanette y Ester de Sucre.

Usé gel de lino y gel de agar agar en la receta, esperando que aportara suavidad a la mezcla y sustituyera el BTMS.

La receta completa es:


Agua de romero, tiene muchas vitaminas especialmente para el cuidado del cabello,  como vitamina B6, vitamina B2, vitamina A, vitamina C, hierro, magnesio, fósforo, zinc, calcio y otros antioxidantes. Estimula las raíces del cabello evitando problemas como la caída y favoreciendo su crecimiento

La leche de avena,  indicada especialmente para personas con el pelo fino. Fortalece, nutre y suaviza el cabello. 

El aceite de almendras fortalece el pelo,  suaviza la cutícula e hidrata el cabello. Es rico en ácido láurico que ayuda a penetrar en el interior del cabello, favoreciendo la regeneración de los cabellos dañados.

El aceite de coco tiene propiedades fungicidas por lo que  ayuda a prevenir y combate la caspa.
Tiene una gran capacidad para retener la humedad del cabello, manteniéndolo suave y evitando su rotura.

La ortiga es una de las plantas que más aparece como ingrediente en productos capilares. Está indicada para cabellos débiles y quebradizos, también para cabellos grasos ya que regula el exceso de sebo. Ayuda a evitar la caída estacional del cabello. 

Gel de agar agar (gelatina vegetal), se obtiene de varias especies de algas rojas.  Crea una película protectora protegiendo al  cabello  de la deshidratación. Aporta suavidad al cabello y facilita el peinado. 



El polvo de arroz  es utilizado en la cosmética capilar  debido a las proteínas del arroz. Aumenta la elasticidad del cabello, refuerza la fibra capilar, evitando que se quiebre. Aportan volumen y mejora el aspecto de las puntas abiertas.


El polvo de tapioca  nutre el cabello desde la raíz hasta las puntas, hidrata y controla la caída del cabello.


El procedimiento para realizarla es el mismo que para hacer cremas faciales o corporales.

Calentamos la fase acuosa y la fase oleosa por separado, cada uno en un recipiente. En el cazo de los aceites incorporamos los emulsionantes, hasta que se disuelvan completamente.

Pasamos a un recipiente la fase acuosa e incorporamos la fase oleosa y mezclamos. Batimos unos minutos, yo lo hice con la batidora de mano. 



Cuando tenga textura cremosa, añadimos los aditivos y el conservante, ya no utilizaremos la batidora, solo los mezclaremos con una cuchara o varilla. Dejamos que se enfríe un poco y envasamos.


Ya lo he usado y de momento me gusta. Creo que no desenreda también como los que he hecho hasta ahora con BTMS. Al principio queda un poco más áspero, pero evita el encrespamiento sin apelmazar el pelo, queda muy suelto. Para mi tipo de pelo va muy bien, tengo el pelo fino y en cuanto utilizo productos pesados, aunque desenreden mejor, luego me dejan el pelo como si me hubiera lamido una vaca. Correoso y sin volumen. Así que por ahora estoy contenta, ya veremos con los siguientes usos.

El olor de la  mezcla entre jazmín y azmicle es una delicia. No puedo dejar de olerme el pelo.


De todas formas... seguiré experimentando, no puedo evitarlo ;)

Y eso es todo amig@s.... Ciao


No hay comentarios:

Publicar un comentario